PortadaEditorialVideotecaAudiotecaLiteraturaCorosPEDEAEContacto

Clara Fernández Moreno


Pasaje Robertson

a mi padre, Baldomero Fernández Moreno

ave
ala de pájaro
cómo se dice
cuando se recuerda un ave unida a un tronco
o la fruta que cae hendiendo las olas
es aquel árbol partido
por enlazarse tanto a las verjas
los cipreses quebrando la punta del viento
la soledad del jardín
la calle Robertson
toda la cuadra
la manzana entera
es la mesa escritorio
la silla sola en mitad de la sala
lo que resta del palpitar de un pecho
(continúa)

los rastros de un padre
cabezas de pájaro creador y ciprés
que caen
se quiebran
entre rocas y brumas
hasta que el quejido del recuerdo cierra mis labios
y yerro la infancia
en el falso mar de pensamientos y palabras 

***************************************************************************
Clara Fernández Moreno es la menor de los cinco hijos del matrimonio que unió a Baldomero y Dalmira López Osorio.
"Mi madre también era una gran poeta, me gustaría que no se la olvide, porque ella merece lo mismo que mi padre, aunque su producción fue menor en cantidad", evoca Clara y suelta una sonrisa cómplice que debió ser parecida a la de Dalmira, una mujer bella e inteligente, descendiente directa de Juan Manuel de Rosas, y a la que Baldomero le dedicó sus poemas de amor, el otro gran tópico de su obra junto a lo urbano y a la vida rural, como lo prueban sus libros Por el amor y por ella (1918) y Versos de Negrita (1920). (Telam, Cultura 2015)
El poema aquí publicado es de El día de la vida, Ediciones del Dock, 2012 (Premio Municipal de Poesía inédita bienio 80/81).

deloquenoaparecenlasencuestas2012.blogspot.com.ar/search/label/Clara%20Fern%C3%A1ndez%20Moreno

elpoetaocasional.blogspot.com.ar/2013/05/clara-fernandez-moreno.html

www.telam.com.ar/notas/201505/114235-la-poesia-era-como-pan-para-nosotros.html

Publicado 23/02/17