PortadaEditorialVideotecaAudiotecaLiteraturaCorosPEDEAEContacto

Atilio Jorge Castelpoggi


Las calles - 3

Conozco también las calles más sombrías,
el Wall Street de Buenos Aires
limitado por reuniones de bancos
y casas de cambios y monedas,
donde se lotean fortunas que amasaron
     los otros,
y bajos con yirantas grises para el gusto
de algunos marineros,
cafés de fantasmas que tocan acordeones
     de París
y whiskys dormidos en la noche,
y vidas con historias lejanas que nos dicen
     las cosas:
(continúa)

La Corrientes angosta que no conocimos,
o las calles del mercado
enloquecidas de chatas y de bodegones
como en un puerto lejano,
o los bazares de Lima
y sus tiendas de todo a veinte alguna vez,
o la Vieja Balvanera de los compadres
     perdidos
que hoy negocian compraventa
otros hombres,
o las calles,
o la plaza de los mitines con voz
     de altoparlantes,
o casas para morir o para amar
casas de citas y sombría soledad,
casas con parejas que caminan la desdicha
     de un balazo
o el suspiro hermoso en el momento
     de la entrega
como un grito de sangre.
De maternidades donde rato a rato nace la vida
repitiendo el prodigio del tiempo.
Y calles de atentados,
“Porque todo lo que cae por la calle se levanta”
y que ahora repito porque me acuerdo
de los muertos de repente,
los muertos en la calle
por la misma voz de todos los que vamos
     por la calle.
*************************************************************************

Atilio Jorge Castelpoggi

Escritor argentino nacido el 18 de abril de 1919 en el Barrio de Boedo de Buenos Aires. Compartió con Homero Manzi la pasión por el barrio. Ensayista y poeta, fue también autor de tangos. Desde su primer premio en el 51 no dejó de publicar y obtener galardones. En su libro Una calle fuera del tiempo se hace visible su obsesión por rescatar la memoria barrial. Poeta, tanguero, ensayista. Aunque de perfil bajo, no escapó a los reconocimientos: Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, y ese mismo año (1996) Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores. Su pasión expresiva se podría resumir en el título de otro de sus trabajos, Apenas un cuidador de palabras, que vio la luz en el 95. Allí expresa sin rotaciones la hondura de su verdad: "en el fondo no soy nada más que un jugador que apuesta al misterio". Ese misterio que para él ejercía esta ciudad a la que le escribió tangos, entre ellos: Buenos Aires mi amante. Comparaba la ciudad con una mujer magnética, esa que nunca se posee del todo. Esa hembra del Sur que Castelpoggi homenajeó desde distintos ángulos. La milonga fue otro de los géneros que abordó: Memorias de un payador moreno, Yo quiero quererte así. Bellísimas canciones como Asalto. Los candombes, con música de Jorge Milikota, grabados por el cantante Luis Lagos: Mulata de voz profunda, Aquella negra de amor. Frecuentador de tertulias semanales donde concurrían, entre otros, Nicolás Olivari, Oliverio Girondo, Norah Lange, Raúl González Tuñón, Ernesto Sabato, el poeta español Rafael Alberti, el paraguayo Augusto Roa Bastos. Se nutrió además de una larga lista de personalidades del mundo del tango encabezada por Aníbal Troilo, Astor Piazzolla, Homero Expósito y Hugo del Carril. Tuvo una larga trayectoria. Uno de sus primeros libros Destino de Buenos Aires mereció en 1960 el Premio "Ciudad de Buenos Aires".
Falleció en su ciudad el 28 de abril de 2001.-
www.antoniomiranda.com.br/iberoamerica/argentina/atilio_jorge_castelpoggi.html
www.poesiagrupocero.com/seleccion/editados/2006/enero2006.htm
adinardoespectaculos.blogspot.com.ar/2013/08/atilio-jorge-castelpoggi-poeta-el.html
Publicado 19/04/18