PortadaEditorialVideotecaAudiotecaLiteraturaCorosPEDEAEContacto

Sordas Sin Violencia

  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.* FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 4144 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name in /var/www/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 633.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT DISTINCT b.* FROM blocks b LEFT JOIN blocks_roles r ON b.module = r.module AND b.delta = r.delta WHERE b.theme = 'suplemento' AND b.status = 1 AND (r.rid IN (1) OR r.rid IS NULL) ORDER BY b.region, b.weight, b.module in /var/www/modules/block/block.module on line 433.


Una iniciativa busca proteger y acompañar. Se presentó el 30/08 en el Congreso Argentino.

Una iniciativa pionera que busca proteger y acompañar a estas mujeres, Sordas sin violencia, se presenta hoy en el Congreso argentino.
"Cuando tuve el primer hijo no lo podía amamantar y él me decía que era una mala madre. Me apretaba muy fuerte el pecho para que me saliera leche", dice Laura al recordar la primera señal de violencia que identificó en su exmarido. Desde entonces, todo fue a peor. Una noche la amenazó de muerte y ella se fue a denunciarlo a la comisaría de Morón (unos 25 kilómetros al oeste de Buenos Aires). Laura es sorda de nacimiento y en la comisaría se dio cuenta de que eran todos oyentes, no había intérpretes de lenguaje de signos y no logró que le tomaran la denuncia. Tenía miedo, pero volvió con el agresor. "Aguanté dos años más de torturas", cuenta ahora, pasados dos años desde esa primera llamada de auxilio. "No sabía qué hacer ni a dónde ir", asegura. Su caso expone las dificultades que tienen las víctimas sordas e hipoacúsicas para escapar de situaciones de violencia.
La invisibilización de la violencia que sufre este colectivo comienza por el lenguaje. En la lengua de signos que aprenden las personas sordas en Argentina para comunicarse no existe la expresión violencia de género. Tampoco machismo. La ausencia de palabras para nombrarlo no evita que las mujeres hipoacúsicas lo padezcan. "Sorda u oyente, la violencia es igual", subraya Laura. Pero todo se complica a la hora de pedir ayuda. Muchas víctimas sordas desconocen la ausencia de leyes que las protegen, las campañas públicas contra la violencia no están adaptadas para ellas, no pueden llamar al 144 ni al 911, falta capacitación entre el personal policial y judicial y escasean los intérpretes. Incluso si logran denunciar y reciben un botón antipánico continúan los obstáculos. Apretar el botón de SOS requiere, a continuación, poder entablar una conversación con el personal que responde a la llamada.
elpais.com/internacional/2017/08/28/argentina/1503951396_094299.html

Publicado 30/08/17